martes, 29 de marzo de 2011

¿Canibalización en los Sport Utility Vehicle (SUV) de BMW?

El BMW X3 ha sido desde su lanzamiento uno de los SUV de referencia en el mercado internacional. BMW fue de las primeras marcas en ver esta tendencia de consumo, clientes urbanos que deseaban coches más potentes y más altos que les hicieran disfrutar de una conducción cómoda aunque jamás los fuesen a llevar al campo. Además, los SUV son coches que resultan de gran utilidad para aquellos con familias que ocupan mucho, ya que cuentan con gran cantidad de espacio, resultando más agradables a la vista, para algunos clientes, que los ya conocidos monovolúmenes.


El X3 salió en el año 2004 con un gran éxito de ventas. Más tarde las cifras de ventas se vieron mermadas… Algunos achacarían este descenso a la crisis internacional, que seguro tuvo algo que ver, aunque parece que el problema fue de canibalización y de posicionamiento. El X1, el hermano pequeño del X3 se lanzó con apenas 10 cm menos de tamaño que el X3, con prestaciones muy parecidas y un precio más asequible, y por qué no decirlo, con un diseño atractivísimo, como no podía ser de otra manera en BMW. Lo cierto es que el X3 se quedó en una tierra de nadie siendo canibalizado por su hermano pequeño que entró con muchísima fuerza. Las cosas como son, el X1 es un cochazo y seguro que desde Alemania tenían pensado que esto podía ocurrir. Tanto es así, que al X3 le han añadido algo más de longitud y de espacio en el maletero, para que pueda, a su vez, tener su espacio en el mercado. Ahora mismo se encuentra justo a mitad de camino entre el X1 y el X5, donde tiene que estar.

BMW es un ejemplo de diseño, calidad y marketing, y lo ocurrido con el X1 y el X3 es un ejemplo de adecuación de posicionamiento a la oferta en el mercado. Espero con ganas la reacción de la competencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario