martes, 22 de noviembre de 2011

Bankinter se lanza a la banca de inversión

Bankinter es un banco que me encanta, en todos los sentidos: como cliente no puede ser más cómodo y es, a mi parecer, uno de los mejores bancos medianos en España. Fue el primero que de verdad apostó por la banca on-line, y se nota muchísimo. Sin embargo, como todos, está sufriendo lo suyo por esta travesía por el desierto que nos está tocando vivir. Ante esta situación, ha hecho varias cosas, una de ellas, subir las comisiones a sus clientes, algo que ya estoy sufriendo y, me temo, me tocará renegociar estas Navidades. Otra, y esta me gusta muchísimo más, es apostar por nuevas líneas de negocio. En este caso, se ha lanzado a la banca de inversión, donde los clientes tienen posiciones de caja y patrimonios más interesantes que en banca de consumo, y para los que, en líneas generales, la crisis ha tenido efectos más moderados.

Como diría otro banco español, ¡adelante! La verdad es que teniendo en cuenta la madurez del mercado español, ¿qué otra cosa podría hacer? Algunos dirán: “podría haber sido el que hubiese comprado el Pastor”. Cierto, podría haberlo sido, pero no lo fue, y me temo que no va a llevar a cabo acciones de este tipo ante la imperiosa necesidad de mejorar sus ratios de capital, a no ser, que esta operación se llevase a cabo, en su práctica totalidad, con un intercambio de cromos, quiero decir, de acciones, algo que resulta difícil. “Bueno, pero podría ir a por algún banco/caja que esté en apuros”. Sí, también podría, pero ¿a qué precio? Estos bancos y cajas no tienen pérdidas en sus balances, sino unos agujeros negros del tamaño de la galaxia de Andrómeda (con todos mis respetos por los andromedanos) que lo devoran todo a su paso, igual que “la nada” en La Historia Interminable (como esta crisis, que parece no acabar nunca). Los irlandeses saben mucho sobre agujeros negros en balances de bancos, pueden ir a preguntarles.

Sólo había dos caminos para Bankinter: nos hacemos internacionales o nos hacemos más fuertes aquí lanzando una nueva línea de negocio. La primera tiene un coste en desembolso de caja mayor que el segundo, y eso es algo muy a tener en cuenta siempre, pero más hoy con las restricciones tan potentes que sufre nuestro sistema financiero. Desde aquí, mucha suerte señores, se meten Vds. en un sector que, como saben mejor que yo, es durísimo y también muy divertido. Les deseo los mayores éxitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario