martes, 3 de diciembre de 2013

C3PO y R2D2 serán los repartidores de Amazon


Lo hemos comentado ya en este blog. ¿Cómo será la economía cuando la tecnología permita reducir el número de puestos de trabajo necesarios, aún más? Lo llevamos viendo desde que comenzara la revolución industrial, cada vez es necesaria menos mano de obra para la producción de bienes. Lo que ocurre es que el sector servicios sigue siendo muy intensivo en mano de obra, pero ¿durante cuánto tiempo?

Ahora Amazon anuncia que en 4 – 5 años dispondrá de drones que transporten sus productos, de hasta 2,3 kg., que suponen el 86% de los envíos hasta el cliente final. Por cierto, serán drones voladores, lo digo para que lo vayáis visualizando. La cuestión es, ¿esto qué puede suponer? Veamos una vez más las implicaciones que supone una industria dedicada a la robótica muy fuerte y muy desarrollada:


1.- Menos necesidad de personal en fábricas

2.- Menos necesidad de personal en hostelería

3.- Menos necesidad de personal de cuidado y limpieza del hogar

4.- Menos necesidad de personal en hoteles

5.- Menos necesidad de personal en tiendas

6.- Menos necesidad de personal en supermercados (reponedores, cajeros, etc.)

7.- Menos necesidad de personal en transporte, tanto de mercancías como de personas

En fin, la reducción de personal sería generalizada en el sector servicios, y por supuesto en el industrial. Pero ¿cómo afectaría esto a la economía mundial, tan globalizada como está ahora mismo?

- Se produciría para menos clientes, ya que el paro se habría multiplicado por tres en economías industrializadas

- En países emergentes las tasas de paro crecerían en 5 veces

- Existirían tres tipos de clases: alta, media – alta y baja. Las clases medias – medias y medias – bajas, engrosarían la nueva clase baja

- Se producirían bienes sólo en aquellos países en los que haya capacidad real de compra, es decir, en los que haya menores diferencias sociales

¿Quién sobreviviría un mercado laboral así? Sólo los más fuertes. ¿Y esos, quiénes son? Aquellos que puedan hacer algo diferencial, es decir, aquellos con una formación de calidad que puedan realmente diferenciarse y resultar imprescindibles para las empresas. Puede sonar muy apocalíptico, y seguramente no será tanto como lo que he descrito aquí, pero si algo tengo claro es que aquellas personas que no gocen o bien de una muy buena cantidad de dinero bien invertida, o bien de una buena formación que le permite venderse bien en un mercado laboral en el que se compite con los mejores, con los más baratos y con drones, tendrán un futuro, por desgracia, muy complicado y precario.

¿Cuánto puede tardar esto en llegar? Quizá sea cuestión de muchos años, o no. En mi opinión, para mitad de este siglo la robótica aplicada de una manera generalizada en nuestro día a día, será una realidad. Quizá sea buena idea estar preparados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario