martes, 10 de diciembre de 2013

Ryanair vuela hacia el cliente


Ryanair parece haber comprendido cuál es su negocio. Siempre lo he dicho, los que me conocéis ya sabéis que para mi, hay tres negocios en los que un cliente paga por una mala experiencia: ir al dentista, comprar en Ikea y volar con Ryanair. Lo he contando en muchas ocasiones.

Sin embargo parece que, los irlandeses y los suecos se están poniendo las pilas. En el post de hoy, hablaremos de los últimos movimientos de Ryanair para mejorar su servicio. A tenor de las medidas que están tomando y que parece van a tomar, todo indica que por fin se han dado cuenta de que se dedican al transporte de personas, no al de mercancías. Seguramente, los pasajeros que sí vuelan habitualmente con esta compañía, a buen seguro se lo sabrán agradecer. 


Las últimas medidas son las siguientes:

- Permiten segundo bulto en cabina

- Reducción de algunos suplementos de castigo

- Reducción de la tan característica megafonía en los primeros vuelos de la mañana y los últimos de la tarde

- Asignación de asientos

- Posibilidad de elección de asiento

¿Qué buscan con esto? Mejorar algo el servicio. Todas las empresas cuyo posicionamiento sea low-cost deben entender una cosa, el cliente quiere el mejor precio y es muy flexible con este tipo de empresas, pero una cosa es ser barato y otra muy diferente es ser cutre. Nadie paga nada por algo cutre porque lo cutre carece de todo valor.


Esperamos de verdad ver un cambio en Ryanair y en la forma en la que trata a sus clientes, que lejos de ser mercancía que se transporta de un lugar a otro, son personas que, teniendo una gran flexibilidad y buscando el mejor precio, desean un servicio, cuando menos, decente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario