jueves, 2 de junio de 2011

¿Despacio, por favor?

Para determinados negocios, es mejor una esmerada atención que un rápido servicio al cliente. Estoy totalmente de acuerdo. El problema es, ¿cómo puedo dar mejor servicio sin que se molesten los clientes que están en espera? Evidentemente, cada negocio es un mundo y cada sector tiene su manera de funcionar. Sin embargo, hay una tendencia en este momento que dice que la mejor manera de hacerlo es tener menos clientes a los que cobrarles más… Quizá sea el único que no lo vea tan claro… Me resulta algo difícil ver por qué se va a pagar más, eso supone mejorar el servicio de una manera muy tangible o no será sostenible en el largo plazo la citada subida de precios. Otro punto que no acabo de ver es que, esta tendencia parece dar por hecho que los clientes no valoran su tiempo. Quizá sea una persona extraña pero el tiempo que tarda una compañía en servirme es una parte importante de mi satisfacción como cliente… Insisto, quizá es que vivo demasiado rápido, pero me temo que un servicio en un tiempo adecuado es algo muy valorado en general en este momento. En mi opinión, creo que se trata de buscar nuevos recursos que permitan dar el mismo servicio al cliente y generar menos tiempos de espera. Esto tampoco es fácil de hacer, en algunos casos se tratará de ampliar el personal de atención al cliente, formarlo para que sea más eficiente o llevar a cabo cambios tecnológicos… Tener menos clientes es la parte que menos me atrae de esta tendencia que acabo de mencionar… No está el mercado como para perder cuota… Aunque mientras funcione, toda estrategia es válida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario