miércoles, 2 de enero de 2013

2013: Lo que nos espera



Son muchos los que creen que 2013 va a ser un año durísimo para España… Y lo será. Sin embargo, según apunta entre otros el FMI, esté año se producirá el fin de la recesión. ¿Son buenas noticias? Si, lo son, pero no para llorar de alegría. Hay que recordar que se entra en recesión cuando se decrece durante dos trimestres seguidos, técnicamente al menos… Sea como fuere sería una noticia genial que la economía dejara de caer en picado, aunque recordemos que el principal problema de la economía española, problema que comienza a ser estructural, es el paro, y hasta que España no crezca al 2,2% no comenzará a bajar de forma significativa el desempleo.


Bien, las cifras dadas por la OCDE y el FMI para España en 2013, a cierre del último trimestre del año, son las siguientes:

-          - Crecimiento del PIB: contracción de entre el 1,4% y el 1,3%
-          - Desempleo entre el 25,1% y el 26,9%
-          - Déficit entre el 5,7% y el 6,3%
 
Prefiero dejarlo ahí y no analizar otras variables macro, con estas es más que suficiente para analizar el año que le espera al país. Todo parece indicar que este será el último año en el que el PIB se contraiga, pocas cosas me harían más feliz, aunque me gustaría ver cómo está el tema allá por octubre. El desempleo seguirá en lo más alto, algo que tiene todo el sentido, ya que, si la economía no crece, es imposible crear puestos de trabajo, a no ser que los cree el sector público, que, teniendo en cuenta que está en pleno proceso de adelgazamiento, me temo que es un escenario más que improbable. El déficit seguirá siendo otro de los problemas de la economía española, y seguirá siéndolo, ya que si la economía no crece, tampoco lo harán los ingresos del Estado; las subidas de impuestos son pan para hoy y hambre para mañana, ya que, a medio plazo, el consumo y la inversión de familias y empresas cae, y con ellos, la recaudación. Además, los ingresos de las familias españolas seguirán menguando para ganar competitividad, lo que hará que la demanda interna sufra aún más, y teniendo en cuenta que es más de la mitad del PIB español, el tema pinta algo complicado.

Sin embargo, hay un halo de esperanza. Si es cierto que la economía sale de la recesión en 2013, y 2014 comienza con crecimiento económico, aunque sea muy tímido, y el país ha sabido solucionar de una vez por todas el enorme problema de su sector financiero, ajuste que, con toda seguridad terminará en 2013 (debería haberse llevado a cabo en 2009), se habrán sentado las bases para que, el desempleo deje de crecer, la enorme desconfianza que se cierne sobre España comience a desaparecer y en dos ejercicios, podamos ver crecimientos por encima del 2% que hagan que la economía española salga por fin del túnel. Aún queda crisis por delante, pero es más lo que queda atrás que lo que resta para el final de esta sangrienta traviesa. ¡Feliz 2013 a todos, mucha suerte y mucho ánimo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario