jueves, 20 de octubre de 2011

¡Hasta el infinito y más allá!

Sir Richard Branson es un crack. Sin lugar a dudas, uno de mis ídolos junto a Warren Buffet. Me encanta su manera de diversificar, si entiende un negocio y le futuro a medio / largo plazo, allá va. Lo último es Virgin Galactic, la primera aerolínea sideral… Tenía que ser Sir Richard, ¡cómo no! Me quito el sombrero ante el atrevimiento, la audacia y la genialidad. Habrá quien piense que este negocio no tiene futuro y que es una tontería… En mi opinión, Virgin Galactic es un equivalente, a principios de s. XXI, de los coches de vapor (previos a los motores de explosión) de la revolución industrial. Si no recuerdo mal, el Presidente de un banco norteamericano decía a sus clientes “el coche es una moda pasajera, el caballo ha venido para quedarse” en referencia a una ampliación de capital llevada a cabo por una start – up llamada Ford Motors. No creo que Virgin Galactic sea un equivalente a la Ford Motors de principios de s. XX, pero sin lugar a dudas lo que está haciendo es un paso de gigantes. Por lo pronto, ha inaugurado el primer aeropuerto para el turismo espacial en Nuevo México, EEUU, ahí es nada.

La pregunta es ¿hay mercado? Lo normal sería pensar que este es un producto de nicho de mercado… Lo es. 450 personas han reservado plaza para un vuelo suborbital con Virgin Galactic. El precio por vuelo es de 200.000$, lo que supone una facturación esperada de 90.000.000$... lo diré otra vez, 90 millones de euros para empezar… ¿Cuál será en unos años su cifra de negocios? El tiempo lo dirá, pero buena pinta va teniendo… Suerte Sir Richard Branson, a Vd. y a sus pilotos. Nos vemos en muy poco tiempo en el espacio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario