martes, 4 de octubre de 2011

La verdad sobre las hipotecas

El sector financiero se muestra en contra de la dación en pago para los productos hipotecarios. Señalan que estos productos los han tenido siempre en cartera pero que los clientes siempre han dicho que no estaban interesados. ¿Por qué esta falta de interés? Los motivos que dan los principales bancos del país son los siguientes:

1º.- Los clientes quieren hipotecas más baratas: con estos productos, los bancos corren más riesgo, y, a más riesgo, más beneficio (para el que presta el dinero), por ello, los tipos de interés son más caros, y, por consiguiente, las cuotas a pagar más elevadas. Teniendo en cuenta la mentalidad media en nuestro país y nuestro PIB per cápita, es lógico que los españoles no nos hayamos decidido por este tipo de producto nunca (personalmente, cuando compré mi casa hace 8 años ningún banco me dijo que tal producto estuviese en cartera).

2º.- Los clientes quieren más dinero del que necesitan realmente para la casa, para la adquisición de otros activos: otro clásico de nuestro país. Somos así. Si además de la casa nos compramos el coche y nos vamos de vacaciones, mejor que mejor y todos ¡happy for ever!

Entendiendo la lógica de las reservas y motivos presentados por los bancos, me hago la siguiente pregunta: ¿qué pasaría si desde enero de 2012 (por poner una fecha), todas las hipotecas que se concediesen dieran la posibilidad de dación en pago? Exacto. No se daría ni una… Bueno, quizá una o dos, pero no mucho más. Prosigamos con esta hipótesis. Si no se concediesen hipotecas, ¿qué pasaría con el precio de la vivienda? Exacto una vez más. Los precios de las casas en nuestro país volverían por fin a un precio razonable que los españoles, no precisamente los más ricos de Europa, podríamos pagar sin endeudarnos hasta el infinito y más allá (como diría un famosísimo muñeco conocido por todos), para tener un sitio en el que cobijarnos. A partir de ahí, las hipotecas que se concediesen (que más temprano que tarde se darían, ya que no sólo de depósitos viven los bancos) se darían con unos principales que, se traducirían en unas cuotas mensuales por fin asequibles para el español medio, que además, tendría la posibilidad de hacer uso de la dación en pago en lugar de quebrar cuando las cosas viniesen feas. No olvidemos que quien firma una hipoteca corre un riesgo… Y que en una hipoteca está el hipotecado… Y el banco, y firman los dos. No digo que sea esa la solución, únicamente estoy haciendo una reflexión que a mi juicio es bien es bien sencilla.

Los que me conocen saben que soy un gran amante de los bancos y del sector financiero, amén de liberal. Precisamente por eso, no me gustan las injerencias en cualquier mercado. Sin embargo, siempre me he planteado lo mismo. ¿Por qué existe la PAC en Europa? Para proteger a las personas que viven del campo y para evitar que productos de primera necesidad como la leche o el pan tengan precios muy por encima de lo que se pueda permitir la población. De acuerdo. Ahora, una reflexión ¿la vivienda no es también un producto de primera necesidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario