martes, 11 de marzo de 2014

Bill Gates, Carlos Slim y Amancio Ortega señalan el camino.


En los últimos años, mucho se está hablando de los desmanes que no pocos han hecho durante la época del boom, en la que para el ciudadano medio sólo había un trabajo con cierto aire de estabilidad, por supuesto, irreal, pero que generaba una estúpida seguridad ante el devenir del futuro.

Parece como si los únicos ejemplos que viéramos fueran los de personas que se han enriquecido de una forma ilícita. Si bien estos casos son ciertos, no son los únicos, ni desde luego son los ejemplos a seguir. En este post, tenemos tres ejemplos de tres emprendedores que han logrado el éxito trabajando, trabajando y trabajando y haciéndolo muy duramente. Son tres ejemplos a seguir por su visión, por su fe inquebrantable y por su enorme capacidad de trabajo, tres características que sin duda debe tener todo emprendedor. La pasión sin esfuerzo no sirve de nada, y el sacrificio sin fe no existe, sencillamente.

¿Cómo han hecho su fortuna estos señores? El modelo es el mismo en los tres casos. Han dado dos pasos, todos ellos:

1º.- Crear una empresa de éxito

2º.- Diversificar sus ganancias en otros sectores para hacer crecer su fortuna y reducir su riesgo

Esto es algo que se cuenta tranquilamente delante de un ordenador escribiendo un post pero que logra con mucho esfuerzo, con mucha fe y con un mínimo de inteligencia. Veamos uno a uno.

Bill Gates – Fortuna: 76.000 millones de dólares
 
Hizo su fortuna con Microsoft, y aunque muchos creen que es el dueño de la empresa, lo es, pero sólo en una parte minoritaria, un 4,9%. Eso si, invierte en otros muchos sectores y mercados, teniendo participaciones, por ejemplo, en FCC, Prosegur, Berkshire Hathaway, Coca – Cola, Mc Donald’s, Televisa, Fedex o Wal-Mart.


Carlos Slim – Fortuna: 72.000 millones de dólares

 

Este señor creó su imperio a través de las telecomunicaciones, que sigue siendo un eje importante de sus ingresos, pero ha diversificado a papelerías, tabaqueras, pastelerías, restaurantes, banca, seguros y periódicos, entre otros.



Amancio Ortega – Fortuna: 64.000 millones de dólares

Este señor debería ser el ejemplo a seguir para cualquier profesional que desee progresar en España. A este señor, nadie le ha regalado nada. Pocos son los que saben que se inició en el negocio de la producción textil de forma independiente en 1963 y que no fue hasta 1972, 9 años más tarde cuando creó Zara, firma que empezó a tener mucha fuerza en España a principios de los 80, es decir, 10 años más tarde y que logró su crecimiento internacional a principios de los 90, es decir, 20 años después de crear Zara y 30 después de iniciar su andadura como empresario. A día de hoy tiene el 60% de Inditex y tiene la cartera inmobiliaria más potente en España y seguramente en Europa. Los que me conocen lo saben, Inditex es mi debilidad, y Don Amancio Ortega, como emprendedor es sin lugar a dudas un auténtico ídolo para mí.

¿Qué cualidades tienen estos tres hombres que considero admirables? Lo volveré a decir una vez más:
  • Visión: vieron cómo iba a evolucionar un mercado y sector en concreto antes que los demás.

  • Fe inquebrantable: creían en su producto a pesar de lo que se les decía, porque sabían que iban por delante en muchas cosas, aunque no pareciera así muchas veces.
  • Capacidad de trabajo: trabajaron más que la media, y por ello consiguieron más que la media.
  • Capacidad de sacrificio: cuando uno tiene claras sus prioridades, como estos señores, el sacrificio se lleva sufriendo, pero se lleva.

Mi más sincera enhorabuena a los tres por lo conseguido con su esfuerzo a lo largo de toda una vida. Espero no tener que esperar mucho para poder realizar las inversiones que Vds. realizan. ¡Larga vida a Zara!

No hay comentarios:

Publicar un comentario